¿Qué es la fimosis?

¿Qué es la fimosis?

La fimosis es una condición dolorosa en la que el prepucio es demasiado estrecho para ser desplazado hacia atrás sobre la cabeza del pene (glande). La fimosis en niños y bebés suele ser normal hasta los 3 años de edad, pero en niños mayores y adultos puede ser el resultado de una condición de la piel que causa cicatrización y problemas como:

  • Abultamiento del prepucio (especialmente durante la micción).
  • Dificultad o dolor al orinar.
  • Incapacidad para tirar hacia atrás el prepucio.
  • Malestar o dolor en el pene.
  • Hinchazón de la punta del pene, es decir, glande inflamado.
  • Erección dolorosa.

Es una de las enfermedades del pene más comunes y usualmente se presentan tres tipos de fimosis:

  • En la que el orificio del prepucio es de un diámetro apenas apreciable, con la piel de alrededor de aspecto y grosor normales.
  • Fimosis cicatricial o anular no retraible: en que la piel que rodea el orificio del prepucio está engrosada, habitualmente por enfermedades como balanopostitis.
  • Fimosis anular: en la que el prepucio se encuentra estrechado en mayor o menor medida y por alguna circunstancia hay complicaciones para retraerlo.

También se encuentran la fimosis primaria o de origen congénito y la fimosis secundaria o adquirida. La primera es normal en pequeños y desaparece en la mayoría de los casos entre los 3 y 5 años por sí sola. Mientras que la segunda es patológica y entre sus posibles causas están las infecciones reiteradas, desgarros y heridas cicatrizadas.

Tratamiento

Un cuidadoso examen físico realizado por el médico podría determinar el diagnóstico de fimosis.

Los tratamientos para la fimosis dependen de la edad, gravedad y síntomas resultantes, por lo que pueden incluir la suave retracción manual del prepucio todos los días, la aplicación de pomada con esteroides o una cirugía como circuncisión. Usualmente las fimosis en adultos requieren las siguientes medidas:

  • Uso de cremas esteroides. Hasta 85% de los casos de fimosisleve a moderada responden bien a este tratamiento. Se utilizan dos veces al día durante 4 a 6 semanas. Sin embargo, en ocasiones la afección puede reaparecer varios meses después de terminar el tratamiento.
  • Circuncisión. Si el prepucio aún no se puede retraer luego del uso de un esteroide tópico, el médico puede sugerir cirugía. En este caso, un cirujano corta el prepucio atrapado y libera la constricción de la piel. Cabe destacar que después de la cirugía puede haber algunas complicaciones como infección o sangrado.